top of page

Diciembre - Sin Culpa

¡Hola, Diciembre!


SucuNewsletter - Mientras nos adentramos en la ruta tan encantadora de Diciembre, no podemos evitar sentirnos como si estuviéramos bailando en esta estación tan divertida. Vienen los meses más fríos del año y las fiestas están tocando nuestras puertas. Desde el Día de Muertos hasta el Año Nuevo, todos estamos atrapados en un remolino que nos lleva de Halloween a Navidad. No es ningún secreto que nos gusta dejarnos llevar durante estas épocas festivas.


Como el estrés de la temporada puede extenderse a frustrarnos por lo que comemos y lo que estas comidas le harán a nuestra salud, podemos entrar en un dilema. Y es que, aunque nos llenamos de pendientes con los preparativos navideños, no queremos madrugar a correr para mantenernos en forma (¿es una broma muy atrevida?). Tal vez, pero a menos que realmente disfrutes de una mañana fresca en Calzada, creemos que deberías poder disfrutar de tus vacaciones sin sentirte culpable. Tus hábitos alimenticios pueden ser igual de ricos incluso en medio del caos de las fiestas.


En Suculenta, adoptamos un enfoque holístico del bienestar y nos lo tomamos muy en serio. No nos gusta la idea de eliminar lo que te gusta sólo para encajar en el cuerpo de tus sueños. En vez de eso, abrazamos la idea de la alimentación intuitiva y las alternativas saludables. Así que aquí está nuestra receta para un resplandor navideño holístico:


1. Equilibrio hormonal: Uno de los factores clave que puede estar afectando tu cuerpo, especialmente a las mujeres, es el desequilibrio hormonal. Para esto, puedes cambiar las reglas del juego a la hora de alcanzar tus objetivos de bienestar. Empieza por incorporar a tu dieta ingredientes que te beneficien hormonalmente y verás cómo se transforma tu vida.


   - Verduras crucíferas: Piensa en el brócoli, la coliflor y la col rizada; estas verduras contienen nutrientes que pueden hacer maravillas para tu equilibrio hormonal.


   - Grasas buenas: Nunca son suficientes, ya sea con aceite de oliva, aceite de linaza, aguacate o los frutos secos, estas tienen un papel importante en la producción hormonal y en el control de la inflamación.


  - Un arcoíris de verduras: En la variedad está el gusto, sobre todo cuando se trata de verduras. Cuantos más colores, mejor para tu equilibrio hormonal.


   - Hierbas y especias: Sazona tus comidas con una variedad de hierbas y especias, como el jengibre, la cúrcuma, el zumaque, el pimentón y el ajo, que no sólo añaden sabor, sino que también promueven la armonía hormonal.


   - Carbohidratos con fibra integral: Elige carbohidratos de liberación lenta como el arroz integral, el trigo sarraceno y la quinoa. Están llenos de fibra y vitaminas B esenciales para ayudar a equilibrar las hormonas y eliminar eficazmente las hormonas gastadas.


   - Salmón: Este pescado es un tesoro de grasas omega-3, esenciales para la producción hormonal y para reducir la inflamación.


   - Nueces de Brasil: Son ricas en selenio, por lo que funcionan como un un arma secreta para el equilibrio hormonal y la salud general de la tiroides.


   - Huevos: Estas maravillas tan comunes repletas de proteínas pueden ayudar a mantener las hormonas bajo control al influir en el apetito y la ingesta de alimentos.


   - Verduras de hoja verde: Las verduras de hoja verde oscura como las espinacas, la col rizada y las acelgas tienen demasiados antioxidantes, fibra y vitaminas esenciales para apoyar la salud de la tiroides y la ovulación regular.


   - Poder proteínico: Los alimentos como la pechuga de pollo y los huevos pueden ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre, un factor clave para mantener las hormonas equilibradas.


   - Frutos secos: Las nueces y las almendras son muy buenas aliadas para equilibrar las hormonas. Las nueces son antiinflamatorias, mientras que las almendras aportan un punch proteico.


2. Alimentos fermentados: Estos son tus mejores amigos en tu viaje de bienestar. Por algo tenemos kombucha en el refrigerador de Suculenta. Son tu camino hacia un intestino más feliz y una versión más sana de ti.


3. Cultiva el autoconocimiento: Recuerda, no puedes odiarte a ti mismo para llegar a quererte. Empieza por llevar un diario, anotando los alimentos o comidas que no te sientan bien. Dedica tiempo a aprender sobre tu salud y siente curiosidad por el arte del bienestar. Aprende a descifrar las señales de hambre y los antojos de tu cuerpo. Por ejemplo, si se te antojan dulces o carbohidratos, puede que sea la forma que tiene tu cuerpo de decirte que necesita más proteínas o vitaminas. Hazte las preguntas adecuadas.


4. Establece tu rutina de bienestar: Esta es la receta secreta para prosperar en medio de un estilo de vida ajetreado. Haz una lista de tus cosas no negociables y aférrate a ellas, pase lo que pase: sin negociaciones, ni siquiera contigo mismo.


Mientras comenzamos este viaje de Diciembre y sus fiestas, tomemos un momento para reflexionar sobre nuestro bienestar y nutrición. Se trata de encontrar ese equilibrio entre saborear los placeres de la temporada y cuidar nuestro cuerpo como se merece.


Nuestro enfoque holístico en Suculenta consiste en saborear la riqueza de la vida sin perder de vista las necesidades de nuestro cuerpo. 


Recuerda, no sólo se trata de la comida en tu plato; se trata de la relación que tienes con tu cuerpo: que el amor en ti viaje desde dentro hacia fuera. Así que, con la llegada del frío de Diciembre, te invitamos a disfrutar de la alegría de la estación. Ten en cuenta estos consejos holísticos y, juntos, atravesaremos las fiestas con un corazón lleno de brillo y gratitud. 


Brindemos por un Diciembre lleno de calidez, nutrición y un gusto por el autocuidado.


Suculenta galleta sin gluten




5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page